La historia de la Estatua de la Libertad

Símbolo inequívoco de los Estados Unidos, la Estatua de la Libertad recibía a los inmigrantes y les dejaba imaginar una tierra de oportunidad, libertad y trabajo en la cual podrían escapar de las duras condiciones de vida de sus países de origen.

Los franceses conmemoraron los 100 años de la independencia de Estados Unidos regalando, en 1876, la Estatua de la Libertad. Sin embargo la inauguración de la estatua fue 10 años después. Sus dimensiones son imponentes, tiene 46 metros de altura y llegó en barco desde Francia desmantelada en nada menos que 350 piezas.

Sorprende, y es una demostración de la gran calidad del ingeniero Frederick Auguste Bertholdi, que la estatua fue ensamblada pieza por pieza y aún hoy sigue en pie sin riesgo de caerse. La estatua está emplazada sobre un pedestal de granito al sur de la isla de Manhattan, en la pequeña isla de la Libertad.

Para visitar la Estatua de la Libertad hay que tomar alguno de los ferrys que salen desde Battery Park o el Parque Liberty State en el horario de 9 a 17. El circuito completo dura aproximadamente dos horas así que un buen plan es ir por la mañana para que no haya sorpresas ni apresuramientos.

Vía: NPS

Escrito por juan | 15 de July de 2013 | 0 comentarios
Categorias: Guías de viajes | Etiquetas: , ,